PINTOR ALICANTINO MANUEL BAEZA: A mi padre de Héctor Baeza

De la Antológ¡a del Pintor alicantino hemos recogido unos artículos que queremos reseñar, este primero de su hijo:

“Como padre mío que fue es, naturalmente, una figura irrepetible Condescendiente y amigo del diálogo. El recuerdo más lejano e impreciso es la espera cerca de la puerta de mi casa con mi cartilla en la mano para recibir de él la clase cotidiana de lectura De tal manera que cuando fui por primera vez al colegio ya sabía Ieer y escribir.

Mi concepto del respeto es consecuencia de la relación paterno-filial Mi actitud hacia él podía ser calificada de irreverente e incluso desafiante. Discutíamos acaloradamente cualquier cuestión haciendo manifestaciones obvias de desacuerdo por mi parte sin que por ello quedase perturbada nuestra relación. Esto era considera por mis amigos y compañeros de estudios como algo excepcional

Me parece evidente que el respeto hacia el semejante surge desde una relación de igualdad. Me he sentido orgulloso de mi padre y así lo he manifestado repetidas veces, no por su actividad y su dimensión universal como pintor, sino por él mismo.

Como amigo que fue, lo recuerdo especialmente por compa con él mis primeras experiencias de joven-adulto, mis primeras dudas existenciales y filosóficas y mis primeras actitudes frente a la vida. También lo hice con los primeros fracasos y sinsabores.

Compartimos copas y amigos, opiniones y aficiones, también alguna que otra prenda de vestir, aunque en esto no había una correspondencia biunívoca. Todavía quiero oír sus palabras de enfado cuando al levantarse buscaba una camisa determinada y no la encontraba porque me había adelantado con la complicidad de mi madre

Como compañero, compartí el pan -su pan- durante casi toda mi vida; y también el pan espiritual en los últimos veinte años. Me acompañó en la búsqueda, en la inquietud, en el asombro y en el entusiasmo. Caminamos adelantándome en el desaliento y recordando yo en su olvido.

 Es ése un camino en el que continuamos juntos todavía. Comenzamos juntos de la mano, y así, conseguimos un Destino común Por último, como ser humano, fue ejemplo de contrastes. Apasionado e introvertido, vanidoso hasta la médula, tierno y duro, Solitario y amigo de multitudes, degustador de lo bueno y amante asid del «campari», más por sus destellos cromáticos -a los que hacia constantes referencias- que por su sabor. Y por supuesto, alicantino de pro, defensor a ultranza de la «terreta», de sus costumbres y virtudes a capa y espada.”

 Alicante, Junio de 1987

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: